CICATRICES QUELOIDES

SU CAUSA ES DESCONOCIDA

Se considera un tumor benigno de piel de crecimiento lento y progresivo, aumentando su tamaño con el paso del tiempo.

Se extienden a modo de garras mucho más allá de la lesión original, por más pequeña que esta sea.

Aparecen hacia la tercera década de vida, pero pueden formarse a cualquier edad.

La incidencia es igual en hombres y mujeres. Son más frecuentes en personas de la raza negra y grupo sanguíneo A.

Los queloides están formados por remolinos de tejido fibroso y bandas de colágeno acelulares gruesas y eosinófilas; pueden aparecer espontáneamente sin antecedentes de una lesión en la zona del escote; pero generalmente se forman a partir de una lesión cutánea, como herida quirúrgica, abrasión, criocirugía, electrocoagulación, vacunas, acné, etc. Se ubican preferentemente en orejas, cara, articulaciones, deltoides y escote.

Pueden ser muy antiestéticos y representar un problema serio para el paciente si son de gran tamaño.

El mejor tratamiento es el preventivo en aquellos pacientes con antecedentes de mala cicatrización, a los que recomendamos evitar procedimientos estéticos y uso de piercings.

Una vez establecido el queloide existen varias técnicas de tratamiento como el uso de corticoides o bleomicina intralesional, 5-fluorouracil, nitrógeno líquido, extirpación quirúrgica, parches de silicona para compresión mecánica, radioterapia, luz laser de baja potencia, laser ablativo, subablativo, de colorante pulsado y percutáneo de vascular.

En caso de queloides activos de color rojo, con sintomatología de dolor, picor y escozor se pueden utilizar técnicas de tratamiento con luz laser para detener su crecimiento de queloide, tratando la formación de nuevos vasos que nutren el queloide y de esta forma frenar su crecimiento así como mejorar su sintomatología.

En pacientes con riesgo de mala cicatrización y formación de queloides, en caso de herida quirúrgica, traumatismos, etc.; a las tres semanas de haber ocurrido el daño de la piel, se puede realizar tratamiento laser profiláctico con el objetivo de prevenir la formación de queloides.

El tratamiento de los queloides es un verdadero desafío, utilizamos terapias combinadas y ningún tratamiento es el más eficaz.

cicatrices queliodes

CICATRICES HIPERTRÓFICAS

SU CAUSA ES DESCONOCIDA

Su causa es desconocida. Aparecen hacia la tercera década de vida pero pueden formarse a cualquier edad.

La incidencia es igual en hombres y mujeres. Son más frecuentes en personas de la raza negra y grupo sanguíneo A.

Las cicatrices hipertróficas están formadas por remolinos de tejido fibroso y fibroblastos dispuestos de forma desordenada.

Se forman a partir de una lesión cutánea como herida quirúrgica, abrasión, criocirugía, electrocoagulación, vacunas, acné, etc.

No se extienden más allá del sitio de la lesión original, es decir, están confinadas a esta área. Pueden ser muy antiestéticos y representar un problema serio para el paciente, si son de gran tamaño o por su localización.

El mejor tratamiento es el preventivo en aquellos pacientes con antecedentes de mala cicatrización, a los que recomendamos evitar procedimientos estéticos y uso de piercings.

Una vez establecida la cicatriz hipertrófica existen varias técnicas de tratamiento como el uso de corticoides tópicos, nitrógeno liquido, reconstrucción quirúrgica, parches de silicona para compresión mecánica, luz laser de baja potencia, laser ablativo, subablativo, de colorante pulsado y percutáneo vascular.

En caso de cicatrices hipertróficas de color rojo, con sintomatología de dolor, picor y escozor se pueden utilizar técnicas de tratamiento con luz laser para detener el crecimiento de esta, tratando la formación de nuevos vasos que nutren la cicatriz y de esta forma frenar su crecimiento así como mejorar su sintomatología.

En pacientes con riesgo de mala cicatrización, en caso de herida quirúrgica, traumatismos, etc; a las tres semanas de haber ocurrido el daño de la piel, se puede realizar tratamiento laser profiláctico con el objetivo de prevenir la formación de cicatriz hipertrófica.

Tienden a involucionar con el tiempo volviéndose cada vez más planas y blandas, teniendo buen pronóstico

CICATRICES DE ACNÉ

cicatrices de acné

Las cicatrices de acné pueden ser hipertróficas o atróficas. Generalmente la más frecuente es la cicatriz atrófica, donde existen retracciones de la piel con apariencia de hundimientos o agujeros.

Podemos combinar varias longitudes de onda laser para atenuar o corregir las cicatrices de acné.

Se puede trabajar con métodos fraccionado subablativo para eliminar las capas superficiales de la piel atenuando las irregularidades de la superficie, logrando mejor textura y homogeneidad de la piel.

Existen otros métodos laser no ablativo para lograr que la cicatriz atrófica hundida se regenere y se iguale al resto de la superficie cutánea de su entorno.

Es un método no invasivo, requiere de anestesia tópica en crema para mejor confort del paciente.