TERAPIA FOTOTERMAL

LA TERAPIA LASER FOTOTERMAL, NUEVO HORIZONTE EN EL CAMPO DE LA GINECOLOGÍA

Con el paso de tiempo, los embarazos, los partos, los cambios hormonales, tendencias hereditarias, estilo de vida, dietas, estrés, hábitos tóxicos etc, hacen que se produzcan cambios naturales degenerativos en la región vaginal, suelo pélvico y genitales externos.

La terapia FOTOTERMAL se utiliza para tratar el tejido vaginal y los órganos genitales externos, mediante la estimulación de colágeno con luz láser, logrando remodelar el colágeno en un 30% de los tejidos de la uretra y las paredes de la vagina anterior y posterior de forma inmediata, la formación de nuevo colágeno favorece el grosor, elasticidad y firmeza del canal vaginal.

LA APLICACIÓN DE TRATAMIENTOS LASER EN GINECOLOGIA HA ABIERTO UN NUEVO HORIZONTE A LA MUJER EN LA CALIDAD DE SU VIDA SEXUAL, BIENESTAR Y LA ESTÉTICA CORPORAL DE LA ZONA

Contraindicaciones de la terapia FOTOTERMAL

- Pacientes oncológicas en tratamiento con quimioterapia - radioterapia.
- Puerperio.

Situaciones espaciales en las que procede la terapia FOTOTERMAL

- Pacientes con maya.
- Pacientes oncológicas en fase de terapia hormonal..
- Prolaptina elevada.

HYPERLAXITUD VAGINAL

hyperlaxitud vaginal

La hiperlaxitud vaginal o síndrome de relajación vaginal post parto se define como el aumento del diámetro interior de las paredes del canal vaginal, esta dilatación puede causar perdida de sensaciones durante el coito vaginal, provocando una ausencia de satisfacción sexual tanto para la mujer como para su pareja.

La causa es multifactorial, a una excesiva dilatación de la pared vaginal durante el parto, debilidad del tejido conjuntivo de la pared vaginal y el propio envejecimiento natural con el paso del tiempo.

Hasta ahora solo se podía obtener un tratamiento efectivo mediante cirugía plástica vaginal de las paredes anterior y posterior, u otros procedimientos quirúrgicos invasivos.

Con la terapia FOTOTERMAL se logra remodelar las paredes de la vagina, uretra y genitales externos.

Es un tratamiento no invasivo, controlado, sin efectos adversos, sin sangrado, no requiere de anestesia. Incorporación a la vida cotidiana una vez terminado el procedimiento.

Las sesiones se hacen cada cuatro semanas.
Se requieren tres sesiones como mínimo.
Todos estos tratamientos correctivos no invasivos requieren de sesiones de mantenimiento.

INCONTINENCIA URINARIA DE ESFUERZO

NO ES MÁS QUE LA PERDIDA
INVOLUNTARIA DE ORINA

Consiste en la perdida involuntaria de orina, y afecta a un gran número de personas fundamentalmente mujeres mayores de 40 años.

La incontinencia se produce cuando los músculos del suelo pélvico que controlan el flujo de orina no funcionan de manera adecuada; la orina provoca presión sobre la vejiga y ésta se escapa cuando se realiza una de las siguientes acciones (tos, estornudos, risa, práctica de deportes, esfuerzo físico)

Hasta hoy este tipo de incontinencia, se ha tratado de forma no invasiva entrenando los músculos del suelo pélvico mediante los ejercicios de Kegel, pero su eficacia está condicionada a la constancia y el cumplimiento diario de los ejercicios.

Dependiendo del grado de incontinencia, también puede ser tratada de forma quirúrgica mediante el injerto de una malla sintética en la pared posterior uretral. Este procedimiento requiere aplicación de anestesia, habitualmente epidural aunque en algunos casos puede ser local, y a veces puede requerir de hospitalización.

Actualmente con tratamiento láser FOTOTERMAL aplicado sobre la pared anterior de la vagina, el vestíbulo y el orificio de la uretra, se produce un tensado y retracción de la mucosa vaginal, estimulando colágeno y dando un mayor soporte a la vejiga mejorando la incontinencia urinaria.

Es un tratamiento no invasivo, controlado, sin efectos adversos, sin sangrado, no requiere de anestesia. Incorporación a la vida cotidiana una vez terminado el procedimiento.

Las sesiones se hacen cada cuatro semanas.
Se requieren tres sesiones como mínimo.
Todos estos tratamientos correctivos no invasivos requieren de sesiones de mantenimiento.

ATROFIA VAGINAL

La fisiología y anatomía de la vagina y los genitales externos cambia a lo largo del tiempo especialmente cuando se acerca la menopausia.

La atrofia vaginal afecta al 40-55% de las mujeres postmenopausicas.
Es una afección en la que la mucosa se vuelve seca y fina, la lubricación se reduce provocando dolor o disconfort durante el coito, la vagina se hace más ácida y con ello aumenta la incidencia de infecciones urinarias.

La atrofia vaginal o vaginitis atrófica al estar estrechamente relacionada con cambios hormonales, también se puede ver en pacientes jóvenes después del parto o durante la lactancia materna, no obstante la prevalencia es menor.

Con la terapia láser FOTOTERMAL mejora el espesor del epitelio vaginal, se estimula la síntesis de colágeno y elastina, incrementar la actividad metabólica celular y liberación de citoquinas (factores de crecimiento).

Es un tratamiento no invasivo, controlado, sin efectos adversos, sin sangrado, no requiere de anestesia. Incorporación a la vida cotidiana una vez terminado el procedimiento.

Las sesiones se hacen cada cuatro semanas.
Se requieren tres sesiones como mínimo.
Todos estos tratamientos correctivos no invasivos requieren de sesiones de mantenimiento.

prolapso vaginal

PROLAPSO GENITAL

Un número considerable de mujeres padecen de prolapso genital. Su causa es multifactorial, guardando relación con el número de embarazos, partos, disminución de los estrógenos, defectos en la fabricación de colágeno ya sea en calidad y cantidad, cambios propios del envejecimiento, la menopausia y la propia estructura anatómica de la zona.

Todos estos factures hacen que el suelo pélvico se debilite y se haga flácido, llegando a romperse la armonía anatómica que sostiene los órganos de la pelvis. El prolapso genital ocurre cuando uno o más de estos órganos descienden la vagina, provocando múltiples molestias.

Si desciende la vejiga estamos en presencia de un CISTOCELE.
Si desciende el útero estamos en presencia de un PROLAPSO UTERINO.
Si desciende el recto estamos en presencia de un RECTOCELE.

La presencia de un prolapso genital ocasiona síntomas y signos que afectan negativamente la calidad de vida de la mujer.

Los signos van asociados a la presencia de un bulto que sale por la vagina, en dependencia del grado de prolapso. Entre los síntomas destaca el dolor, sensación de peso bajo vientre, incontinencia urinaria, dolor durante las relaciones sexuales, trastornos intestinales al defecar, lumbago, infección urinaria recurrente, etc.

Antiguamente tener una visión futurista del prolapso genital era impensable.Hoy día modulando el proceso natural del envejecimiento del suelo pélvico, es posible conducir a la mujer por una RUTA METABÓLICA apropiada, trabajando desde edades tempranas sobre el metabolismo de la zona genital, con alternativas eficientes y NO invasivas, basadas en la estimulación de colágeno con terapia FOTOTERMAL, haciendo medicina preventiva, prolongando la vida activa de la mujer, y evitando intervenciones quirúrgicas invasivas.

El diagnóstico precoz conlleva a un mejor pronóstico. Los prolapsos genitales deben ser cribados mediante pruebas complementarias, valoración y clasificados por un experto.